miércoles, 19 de julio de 2017

Yo que tanto te quiero, de Marta Querol

















Datos técnicos:

Título: Yo que tanto te quiero
Autora: Marta Querol
Editorial: Cersa Editorial
1ª edición en papel: diciembre/2015 (enlace Amazon)
Encuadernación: tapa blanda con solapas
Idioma: Español
ISBN: 978-84944729-2-3
Nº pág.: 446
Precio: 2,99€


Sinopsis:


Valencia, 1977. En España se celebran las primeras elecciones generales tras la muerte de Franco. Lucía, una niña de once años, no es ajena al nuevo torrente de ideas y manifestaciones culturales, pero tampoco a la ruptura del matrimonio entre sus padres, a sus engaños, traiciones y misterios.
Lucía narra la historia de su familia tras compartir la última guerra de Elena Lamarc, su madre. Es la primera de muchas otras que ahora le toca librar a ella convertida, a su pesar, en moneda de cambio entre sus padres y en el mayor peligro para los intereses de una ambiciosa mujer.
A través de intrigas empresariales, traiciones familiares, celos, erotismo y una misteriosa carta como hilo conductor, Yo, que tanto te quiero nos pasea por la época fascinante y convulsa de la Transición con la música de los ochenta como banda sonora.



Opinión personal:



En mi cuenta de twitter ya comenté que la novela sobre la que hoy expongo mis impresiones, Yo que tanto te quiero, de Marta Querol, es un magnífico cierre a una trilogía inolvidable. Y para mí es, sin lugar a dudas, mi mejor lectura en lo que va de año. Es una pena que ninguna editorial española apostase por este título y, como dice la autora en la nota que nos encontramos al final del cuerpo de la novela, «me he decidido a contar con CERSA para esta última entrega porque me ofrecía lo que necesitaba». Y me confirmó que en Amazon figura autoeditada. De hecho, la sinopsis la tomé de Amazon, porque entendía que la que ofrecía la editorial quizás desvelara demasiado al lector sobre lo que se iba a encontrar a lo largo de la trama.

En 2012 leí la primera de las tres novelas que conforman esta trilogía: El final del ave fénix (reseña). En 2016 leí Las guerras de Elena (reseña) y, por fin pude disfrutar de la lectura de Yo que tanto te quiero, que me absorbía página a página, capítulo a capítulo; pero, aunque es una lectura fluida, la convertí en pausada, para recrearme en cada escena, en cada episodio, porque era consciente de que tenía ante mí una magnífica novela, de las que hay que degustar a fuego lento. Marta Querol dice en la nota de la autora que «es una obra literariamente ambiciosa y comprometida en la que creo que he dado lo mejor de mí». Y ya creo que dio lo mejor de sí, porque las dos anteriores ya eran de una gran calidad literaria, pero esta las supera. Ya es difícil mantener el nivel en una trilogía, pero si el autor de turno se empeña, lo consigue. Además, ofrece al lector, como bien dice ella, «tres novelas que pueden leerse de forma independiente, pero que juntas forman un todo gigantesco, una historia épica trasladada al siglo XX donde las contiendas no pretenden conquistar o defender fronteras, sino ganar la batalla de la vida»

No me imagino lo que sentiría la autora a la hora de escribir algunas escenas para que causaran en el lector los efectos deseados, porque es muy difícil expresar en palabras la sensibilidad y la emoción que manifiestan los personajes ante determinadas situaciones, pero creo que Marta Querol lo logró, porque se veía claramente que se ponía en la piel de sus personajes. Creo que un ejemplo de ello es lo que sucede en las últimas páginas de la novela, en las que reconozco que la emoción se apoderó de mí, por cómo reaccionaba Lucía Company Lamarc a lo largo del último capítulo, o esa escena en el tanatorio en el que mantiene un diálogo interior con el cadáver que velaba en soledad y que, en cierto modo, me recordó a la gran novela de Miguel Delibes, Cinco horas con Mario. Sin duda alguna, si la novela en sí es un magnífico trabajo literario, el desenlace es de lo mejor que he leído en tiempos. Por eso recomendaría que, quien no la leyó todavía, la lea y se recree en la lectura del último capítulo, porque creo que lo que en él se nos ofrece, indica el porqué del título de la novela.

Yo que tanto te quiero es una novela que está escrita de tal forma que la autora cuida hasta el más mínimo detalle, y creo que el lector comprobará cómo toda ella es un verdadero puzzle en el que poco a poco van encajando las piezas. Y es que el fondo histórico que ofrece la novela está presentado de manera que los hechos que se mencionan guarden alguna relación con los episodios que nos relata Lucía Company: el Golpe de Estado del 23-F, la ley del divorcio o el fallecimiento del papa Juan Pablo II, son un claro ejemplo de lo que acabo de comentar. Sin olvidarme de cómo era Valencia en aquellos años y la vida social de la época, en donde la mujer era tomada como un florero y solo estaba a disposición de su marido; pero en esta ocasión nos encontraremos cómo también había mujeres emprendedoras como Elena Lamarc y su hija Lucía Company que querían demostrar que podían estar a la altura de un mundo laboral en el que mandaban los hombres, y se rebelaron ante la imposición machista de la época. Creo que el trasfondo histórico de la novela, y de la trilogía en su conjunto, es un magnífico documento en el que el lector es informado de lo que ocurría en Valencia, particularmente, y por extensión, en nuestro país, en la reciente historia de España. Lo mismo ocurre con la banda sonora que nos acompañará a lo largo de los capítulos. Charles Aznavour, los Bee Gees, Police, Los Beatles, John Lennon, Mecano, U2, Frank Sinatra, o Madness, y otros más. Todos ellos guardan alguna relación con los episodios en los que figuran. Un claro ejemplo es Our House, de Madness, que figura en una escena muy emotiva y tiene un significado especial, como dice Marta Querol.
(Taberna AlKázar-Valencia, donde Lucía y su padre se reunían los sábados)
Pero creo que el punto fuerte de esta novela que cierra la trilogía es, sin duda alguna, la presencia de unos personajes carismáticos, muy creíbles, y que cobran vida propia, porque parece que se mueven ellos solos, sin que nadie les diga lo que tienen que hacer, por la naturalidad con que lo hacen. A lo que acabo de mencionar, habría que añadirle la compleja personalidad de cada uno de ellos, sobre todo de los cuatro sobre los que recae el peso de la trama. Pero está claro que detrás de ellos hay una autora que perfiló sus rasgos físicos y psicológicos hasta el mínimo detalle, y eso se nota en que así pudimos familiarizarnos más con cada uno de ellos. Otra cosa sería el que empatizáramos o no con unos y otros; en mi caso, me fue difícil tomar partido por alguno, únicamente el Carlos Lamarc que me encontré en buena parte de esta novela, me sorprendió, o la evolución de su hija Lucía, sin olvidarme de Mario, su marido, quien aporta cordura pese a darse cuenta de cómo son quienes le rodean. Aunque, como ya comenté en más de una ocasión, lo que importa es su construcción y credibilidad. Además,creo que el lector encontrará con unos personajes cercanos. Ese triángulo familiar compuesto por los miembros de lo que en algún tiempo fueron la familia Company Lamarc, atraparán al lector en cada una de sus intervenciones, sin olvidarnos de otro que también tendrá un papel muy destacado, como es Verónica, que da mucho juego a la novela. Este es un personaje camaleónico que atrapará al lector y, al mismo tiempo, le sorprenderá en más de una ocasión por su forma de actuar. Es, con diferencia, quien provoca las situaciones más tensas que se viven a lo largo de la novela. Tampoco me olvido de Javier Granados, que vuelve a aparecer en la vida de Elena Lamarc y que, pese a que en algunas escenas en las que aparece no estaremos de acuerdo con su actuación, es quien consigue dar estabilidad emocional a Elena. Nos encontraremos también con Juanjo, un joven de vida «bohemia», que poco a poco irá mostrándonos quién es realmente. Este personaje y Mario representan los polos opuestos en la vida sentimental de Lucía. 

Yo que tanto te quiero está narrada en primera persona. En la nota de la autora, Marta Querol nos explica el porqué de utilizar esta fórmula narrativa. Me gustan este tipo de narraciones, cercanas y desde la lejanía; aunque hay momentos en que tengo la impresión de que estoy invadiendo su intimidad, porque siento que nos hace partícipes de confidencias y reflexiones con las que busca una explicación a la forma de actuar de quienes le rodean. Por eso me imagino que la autora se andaría con pies de plomo para seguir las pautas que exige esta voz narrativa, porque tiene que presentarnos a los personajes desde su punto de vista. Y así, desde la lejanía, es como conoceremos el ciclo vital de Lucía Company Lamarc, y seguiremos su crecimiento hasta la edad adulta, viviendo con ella todas las peripecias que acompañaron a los miembros de su maltrecha familia, pero a los que, pese a ello, quería tanto.

En Yo que tanto te quiero, el lector se encontrará con dosis de intriga, aunque no al estilo de lo que sucede en Las guerras de Elena: se encontrará con intrigas empresariales, traiciones familiares y una misteriosa carta que, llegado el momento, servirá para que el lector conozca el porqué de la actuación de quien la escribió. Los celos estarán muy presente a lo largo de la narración, y de las situaciones de desamor que vivirán los personajes. El lector se encontrará con un verdadero análisis de las relaciones familiares, con el sentimiento de culpa que anida en algunos personajes, y el chantaje emocional, sin olvidarnos de la presencia del amor en su sentido más amplio, tanto del amor de pareja, como del amor paterno filial.

Pese a que en la novela domina la narración sobre el diálogo, el lector se encontrará con una lectura muy absorbente y adictiva, porque Marta Querol sabe cómo encadenar los episodios e invitarnos a que sigamos leyendo, narrados de una forma cuidada y elegante; y prepara al lector para que esté atento en determinadas escenas, porque tal y como las va narrando, se presiente que algo le va a suceder a alguno de los personajes. De esta forma, logra que deseemos continuar con la lectura y no veamos el momento de darle un descanso, y retomarla con ganas de seguir conociendo las vicisitudes de los personajes que desfilan por sus páginas, y seguir conociendo esa parte de nuestra historia reciente, de la mano de los personajes que conforman la familia Company Lamarc, y quienes les acompañan en su ciclo vital.



Biografía:



Nace en Valencia, España; estudia Ciencias Económicas y Empresariales, se especializa en gestión del comercio internacional y más tarde en ingeniería y gestión de la calidad. Tras más de veinte años como profesional reconocida, un golpe emocional le abre los ojos a su verdadera vocación, la literatura. El final del Ave Fénix, su ópera prima, es una de las diez finalistas en el Premio Planeta 2007 y, publicada en 2008, sorprende a crítica y público por su gran calidad literaria y por la profundidad de los personajes. La novela ha sido reeditada también por Aladena (2010) y Ediciones B (2012). En febrero de 2012 se sitúa en el nº 1 en ventas del Top100 más seguido en Internet. Su segunda novela, Las guerras de Elena, se publica en 2012 con Ediciones B y obtiene excelentes críticas. Esta tercera entrega de la que han llamado "la trilogía española del último siglo" es la apuesta más ambiciosa y novedosa de la autora. Puedes seguir su columna en Tinta invisible en Zenda Revista literaria y en programas de de radio (Pegando la Hebra, Puertas abiertas). Es autora de diversos relatos cortos y ha participado en antologías como Ilusionaria, Del loco al Mundo, Relatos de la Caverna profunda o Una maleta llena de relatos.

Nota: Datos técnicos tomados de la editorial Cersa; sinopsis y biografía de la autora, de Amazon. Imágenes que acompañan al cuerpo de la reseña, y fotografía de Marta Querol, de Google Imágenes. 


martes, 18 de julio de 2017

Sumergido en...(29/2017)














Después de un fin de semana festivo -Feria Medieval y festividad del Carmen, con la tradición que tiene en toda Galicia-, y lunes de descanso, hoy publico la lectura correspondiente a esta semana. Finalizada la lectura de Yo que tanto te quiero, de Marta Querol, de nuevo vuelvo a los clásicos. Aunque, antes de nada, ya adelanto que la novela de Marta Querol es mi mejor lectura en lo que va de año. El miércoles, si no hay novedad, publicaré mi reseña. Quien tenga dudas sobre esta novela, ya le adelanto que se puede leer perfectamente de forma independiente. La autora aclara este inciso en la nota que acompaña al cuerpo de la novela y en la que nos habla sobre ella y la trilogía en general. 

Esta semana le toca el turno a una novela con la que participo en el homenaje que las administradoras del blog Las Inquilinas de Netherfield dedican a Jane Austen. Y para ello, elegí Orgullo y Prejuicio, de la editorial Debolsillo Clásica (del Grupo Pengüin Random House)

Sinopsis: 

A lo largo de una trama que discurre con la precisión de un mecanismo de relojería, Jane Austen perfila una galería de personajes que conforman un perfecto y sutil retrato de la época: las peripecias de una dama empeñada en casar a sus hijas con el mejor partido de la región, los vaivenes sentimentales de las hermanas, el oportunismo de un clérigo adulador... El trazado de los caracteres y el análisis de las relaciones humanas sometidas a un rígido código de costumbres, elementos esenciales de la narrativa de la autora, alcanzan enOrgullo y prejuicio cotas de maestría insuperable.
La presente edición incluye una detallada cronología de la autora. Asimismo recupera la introducción original de Penguin Clásicos a cargo de Tony Tanner, que desarrolló su carrera como catedrático de literatura inglesa y norteamericana en la Universidad de Cambridge. Sus acertadas reflexiones sobre la obra de Jane Austen son la mejor guía para adentrarse en el universo literario de esta autora.  (440 pág., tapa blanda-libro de bolsillo)

¡Felices lecturas y, aunque estemos en verano, acordaos
de nuestros fieles compañeros, los libros!


viernes, 14 de julio de 2017

I Edición Reto Literario nos gustan los clásicos: resumen primer semestre 2017














Pasado el ecuador de este año 2017, doy a conocer el avance de los participantes en la I Edición del reto literario Nos gustan los clásicos.  Si hay algún participante que no figura en la lista, que me lo comunique. Solo están contabilizados los libros leídos, reseñados y direccionados a fecha de 30 de junio; por eso, alguno de vosotros verá que tiene algún libro menos contabilizado. En líneas generales, el avance es más que aceptable. 


Nombre Blog Nº libros
Francisco Un Lector Indiscreto 4
Carmen CG Mil libros en mi biblioteca 6
Inquilinas Netherfield Las inquilinas de Netherfield 17
matiba MATIBASCORNER 1
Marga Ramon Libros, exposiciones, excursiones 5
Yennely Pérez Mis lecturas.

mar Leyendo con mar 3
Quilu Vamos a leer... 4
Ángela León Polvo de libros 2
Lourdes ILGR El despertar de un libro 2
Shorby Loca por incordiar
Rosa Berros Canuria El blog de la fábula 6
K Sueños Prohibidos 1
Margari Mis lecturas y más cositas 5
Erianod Forjada en sueños 2
Susana Learning True

Espe Taberna Libraria 2
Raquel Jiménez El baúl de los libros asombrosos

Nosolo leo No solo leo también sueño 3
Laky Libros que hay que leer 2
Rocío Mis apuntes de lectura 1
mer mer Entre libros y amigos 3
Juan CarlosG El fuego de Montag 2
Emma Buffei El cementerio de los libros

Laura Brownie y sus cosas 4
Patri Léeme un libro 8
Atalanta Un libro junto al fuego 6
Pedro El Búho entre libros

Ful Navalón 1000 y un libros y reseñas 2



























jueves, 13 de julio de 2017

El crimen del ómnibus, de Fortuné du Boisgobey

























Datos técnicos:





Título: El crimen del ómnibus.
Título original: Le crime de l´omnibus.
Edición ilustrada.
Autor: Fortuné du Boisgobey.
Traducción: Eva Mª González Pardo.
Editorial dÉpoca.
1ª edición: marzo/2017.
Encuadernación: tapa blanda con solapas.
ISBN: 978-84-943634-9-8.
Nº páginas: 312.



Sinopsis:




Nos encontramos en París en 1878. Una joven muere misteriosamente en un ómnibus de la ciudad. El pintor Paul Freneuse —testigo de la escena—, al darse cuenta de que la joven que viaja junto a él está muerta, comienza a pensar que tal vez ha sido asesinada sin que ningún pasajero se haya dado cuenta, y comparte su deducción con su amigo Binos. Freneuse debe ocupar su escaso tiempo en completar el cuadro que presentará a la Exposición Universal, pero Binos no cejará en la investigación del crimen. El lector hará entonces un recorrido por el París más bohemio, con pistas salpicadas en cada capítulo —una aguja envenenada, el fragmento de una carta…—, una historia de amor, un par de asesinos particularmente audaces, un policía profesional…



Opinión Personal:




La editorial dÉpoca se destaca por ofrecer en su catálogo títulos muy apetecibles, todos ellos de autores clásicos, en su gran mayoría desconocidos para los lectores, como es el caso de la novela que hoy reseño: El crimen del ómnibus, de Fortuné du Boisgobey. Con este título inicia su colección dÉpoca Noir.

El crimen del ómnibus es una novela atractiva para quienes gustan disfrutar tanto de la novela negra como de un buen thriller. Tiene ingredientes de uno y otro género, en donde el lector se encontrará con una investigación policial, aunque llevada a cabo por un investigador aficionado —Jacques Binos—, así como por un magnífico retrato de la sociedad de la época, y en donde no faltará el romance, que en unos capítulos se eleva sobre el misterio por encima de aquellos otros en los que el crimen absorberá nuestra atención.

Nos dice Juan Mari Barasorda en la introducción que estamos ante una novela policíaca urbana, que puede considerarse como la precursora de las de este género y de aquellas en las que hay un crimen en un espacio cerrado en movimiento.  Nos dice que Agatha Christie se fijó en esta novela para escribir Asesinato en el Orient Express. En El crimen del ómnibus Fortuné de Boisgobey atrapa al lector desde las primeras líneas, ya que las escenas que tienen lugar en los primeros episodios de la novela sirven de aliciente para invitarnos a seguir las investigaciones llevadas a cabo por Jacques Binos, un joven pintor que tiene una peculiar relación de amistad con Paul Freneuse.                                                                                                                                                                         (Teatro Porte Saint-Martin-París)


El lector se encontrará con una investigación policial en la que irá conociendo los pormenores de la misma en pequeñas dosis. Será un investigador aficionado —Jacques Binos—, quien decida llevar a cabo las investigaciones para descubrir al culpable o culpables del crimen y entregarlos a la policía, una vez que el pintor Paul Freneuse le relata lo ocurrido en el ómnibus y le comentará que tiene la sospecha de que la joven pudo ser asesinada; pero no quiere denunciar el crimen ante la policía, sino solo dirigirse a ellos una vez que sepa que sus sospechas son ciertas. Pero el lector también se encontrará con otra subtrama en la que conoceremos el mundo que rodea a Paul Freneuse, un pintor de éxito que estaba trabajando en un cuadro que iba a exponer en la Exposición Universal que iba a tener lugar en París al año siguiente. Una subtrama que enriquece el desarrollo de la novela, y que provocará que el lector compruebe cómo los personajes que desfilan por sus páginas van cruzando sus vidas, llegando al punto de que en algún momento se producirán escenas propias de una comedia de enredo, que levantarán alguna que otra sonrisa al lector. Es en esta subtrama en donde conoceremos a los personajes más a fondo.


Me imagino que lo primero que llamaría la atención del lector será la particular visión que el autor hace de París. Seguro que a la gran mayoría de los lectores les pasaría lo que a mí, pues pese a haber leído novelas ambientadas en la capital francesa, me era difícil reconocer muchos de los espacios por los que se movían los personajes. El lector visitará en algún momento los extrarradios de la capital parisina en los que malvivían quienes abandonaban la miseria en la que se veía sumida su tierra italiana. Pero también visitará Montmartre, el boulevard de Rochechouart, la plaza de la Pigalle, en donde residían la gran mayoría de los pintores de la época; el teatro de la Porte-Saint-Martin, donde algunos de los personajes asistirán a la representación de Les Chevalliers des Brouillards, o el cementerio de Saint-Ouen. En la introducción, Juan Mari Barasorda nos dice que Fortuné du Boisgobay describe el París de la época con la precisión del escritor experto en literatura de viajes, y de esa forma el lector podrá imaginarse perfectamente cómo son los escenarios que le presenta un narrador omnisciente.
(Place de Pigalle-París)

En El crimen del ómnibus hay un perfecto equilibrio entre el diálogo y la narración. El lector disfruta de unos diálogos muy vivos y absorbentes, porque muchos de ellos serán claves para dar pistas a los lectores, ayudarán a conocer mejor a los personajes, sobre todo en lo que a su aspecto psicológico se refiere, y conoceremos los intereses que mueven a cada uno de ellos en relación con el caso que se investiga. Fortuné de Boisgobey construye unos personajes bien perfilados, algunos de ellos un tanto peculiares, caso de Binos, el investigador, o la sra. Cornu, en cuya pensión se hospeda Pia, la joven italiana que posa para Paul Freneuse; sin olvidarnos del sr. Pigache y su sordera o el sr. Poivreau, el tabernero del local al que acude Binos a pasar buena parte de su tiempo, en compañía de Piédouche. El lector se encontrará con un final que le guarda alguna sorpresa, con los giros que se producen para resolver el crimen. El peso de la trama es llevado por pocos personajes, teniendo el resto de los que desfilan en algún momento ante nosotros un papel de figurantes. Aunque Freneuse y Binos son los protagonistas, nos encontramos con unos personajes secundarios que tendrán un papel relevante en algunos episodios de la novela Uno de esos personajes llevará una doble identidad, y nos sorprenderemos con el que desempeñó otro de los secundarios durante el desarrollo de la trama, al descubrirse su verdadera identidad en el desenlace de la novela

El crimen del ómnibus es una novela relatada por un narrador omnisciente de una forma muy cercana para el lector, y de lectura amena y fluida. Fortuné du Boisgobey ofrece al lector misterio e intriga, así como una crónica social de la época, en donde la ebullición artística en el campo de la pintura, la Pigalle de los artistas y las modelos, la ciudad bohemia, los comienzos de la policía criminal francesa, la descripción de la comunidad italiana que emigró a Francia, sin olvidarnos de la crítica hacia la burguesía de la que el autor formaba parte.




Biografía:




Fortuné du Boisgobey (1821-1891). Reconocido escritor francés impulsor del «roman policier» y la «sensation novel» y maestro en el «thriller urbano». Fue el escritor de novelas criminales más leído durante dos décadas.

Su mérito radica no solo en el volumen de producción, sino en su capacidad para transitar desde la novela procedural —basada en la investigación policial— a un género absolutamente en boga hoy en día como es el «thriller urbano», en el que Boisgobey se convirtió en un maestro gracias a la creación de misterios que incitan a su resolución por un investigador aficionado.

Las novelas de Boisgobey retratan a criminales, policías y detectives, pero nos muestran por encima de todo la vida de aquel París de la Belle Époque en el que el siglo XIX comenzaba a declinar: el París de Montmartre y las cenas literarias.

Nota: Datos técnicos, sinopsis y biografía del autor, tomados de la web de la editorial. Imágenes que acompañan al cuerpo de la reseña y fotografía de Fortuné du Boisgobey, tomadas de google imágenes. 





martes, 11 de julio de 2017

Ganador sorteo El escudo de Granada, de Mario Villén Lucena
















Y la ganadora es...





¡Ana Belén!



Tienes un plazo de 48 h. a contar desde la publicación de esta entrada, para enviarme tus datos postales a mi correo electrónico, franciscoj.portela@telefonica.net. Será el autor quien te envíe el ejemplar dedicado. No me responsabilizo de la pérdida, deterioro o retraso en su recepción. De no recibirse los datos postales en plazo, se daría a conocer un nuevo ganador. En último caso, el ganador del premio quedaría desierto.

Participantes sorteo El escudo de Granada, de Mario Villén Lucena

















Son cuatro los participantes en el sorteo que activé el día 23 de junio, en el que un ganador se llevará un ejemplar en papel de la novela de Mario Villén Lucena, El escudo de Granada. Si hay alguien que crea debería figurar en la lista de participantes, me lo comunica a mi correo electrónico que dejo en el último párrafo de esta entrada, y se verificaría la reclamación, siendo admitido el participante una vez comprobada la misma. 


La isla de las mil palabras.......13.................................01-13

Ana Belén................................ 11.................................14-24

Ángela León............................16.................................25-40

Porloménix.............................13.................................41-53


El sorteo se realizará mediante Random.org. Esta tarde, sobre las 20:00 conoceremos el nombre del ganador, que me remitirá, en un plazo de 48 h. a contar desde la publicación de esta entrada, sus datos postales a mi correo electrónico, franciscoj.portela@telefonica.net. Será el autor quien le envíe el ejemplar, dedicado. No me responsabilizo de la pérdida, deterioro o retraso en su recepción. De no recibirse los datos postales en plazo, se daría a conocer un nuevo ganador. En último caso, el ganador del premio quedaría desierto. 

lunes, 10 de julio de 2017

Sumergido en..(28/2017)













Comenzamos la segunda semana del mes de julio. En lo referente a lecturas, finalizada El crimen del ómnibus, de Fortuné du Boisgobey -magnífica lectura- , le toca el turno a la novela de Marta Querol, Yo que tanto te quiero (enlace), con la que cierra la trilogía iniciada con El final del ave fénix, y le siguió Las guerras de Elena

Sinopsis: 

Valencia, 1977. En España se celebran las primeras elecciones generales después de la muerte de Francisco Franco. Política, revueltas sindicales y reuniones acaloradas son parte de la vida cotidiana en un país en ebullición. Lucia no es ajena a ese torrente de ideas y manifestaciones culturales, pero tampoco a la ruptura del matrimonio entre sus padres, cuyo divorcio, una guerra de engaños y misterios, amenaza con acabar incluso con su vida. Yo que tanto te quiero es el emocionante homenaje de una hija a su madre luchadora y desdichada, la pieza clave de un rompecabezas que comenzó en El final del ave Fénix y que nos acerca a la historia reciente de España desde una óptica nueva (446 pág., tapa blanda con solapas).

Disfrutad de este caluroso verano, cuidado con "Lorenzo", pero no os olvidéis de nuestros fieles compañeros: los libros, porque siempre podremos sacar un ratito para disfrutar de su compañía.

jueves, 6 de julio de 2017

Resumen Primer Semestre II edición Reto Libros autoeditados














Con este reto se pretende dar a conocer autores independientes -conocidos como indies-, que editan sus novelas en plataformas digitales como Amazon, fundamentalmente. Y recalco esta plataforma digital porque considero que es la mejor para hacer un seguimiento de las novelas reseñadas y comprobar si realmente reúnen las condiciones establecidas.


En el caso de Círculo Rojo o editoriales como Seleer y similares, comprobaré que esté autoeditado en formato digital en Amazon; de ser así, lo daré por válido.  

Aclaraciones: Solo tengo en cuenta los leídos y reseñados durante el primer semestre del año. En principio, no admito como editados los siguientes títulos: 

. Yo que tanto te quiero, de Marta Querol (Juntando más letras) entiendo que no es autoeditado: en Amazon figura como editor la editorial: Createspace Independent Publishing Platform

-Venganza, de Jorge Urreta, entiendo que no es autoeditado. La editorial es Libros.com. Fue publicado bajo mecenazgo (crowdfunding) (Libros en el petate y La isla de las mil palabras)

-Las hadas si corazón, de Ana Rosenrot: entiendo que no es autoeditado. En Amazon figura como editor la tutorial. En todo caso, sería coeditado. Los coeditados no se tienen en cuenta en este reto. Otra cosa es que Laky, en el genérico que organiza en su blog, sí los admita.

-Cartas de una madre, de Juan Carlos Roque, entiendo que no es autoeditado. En Amazon figura Círculo Rojo como editoral editoral. En todo caso, sería coedición. Y digo lo mismo que para Las hadas sin corazón, de Ana Rosensort.  

-Vichy BF Goodreads, que me pase capturas de pantalla de los libros que considera autoeditados para tenérselos en cuenta

-Si algún participante no figura en esta lista, que me lo comunique y, una vez realizada la comprobación, sería inscrito. 



ParticipanteBlogNº libros
FranciscoUn Lector Indiscreto7
Carmen CGMil libros en mi biblioteca14
Laky 2
Inquilinas NetherfieldInquilinas Netherfield8
Vicky BFVicky BF Goodreads19
Maite GilEntre lectores y libros16
MaraJSSDéjame leer en paz4
Lidia CasadoJuntando más letras6
TattyEl universo de los libros3
Ángela CabreraLa biblioteca de Ángela4
BúhoEl Búho entre libros
FesaroLibros en el petate2
Ful Navalón1000 y un libros y reseñas3
La isla de las mil palabrasLa isla de las mil palabras3